Recursos vocacionales:

Citas del Papa Francisco

Lo que dice el Papa

“Ninguna vocación nace por sí misma ni vive para sí misma. Una vocación brota del corazón de Dios y florece en la buena tierra de los fieles. ¿No dijo Jesús: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros” (Jn 13,35)?

Papa Francisco – 16 de enero de 2014

Homilía de Su Santidad el Papa Francisco

Para el XXIV JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA, 2021

Esta es la razón de nuestra esperanza: que Dios nunca se canse de esperarnos. Cuando nos damos la vuelta, él viene a buscarnos; cuando caemos, él nos levanta; cuando volvemos a él después de perdernos, él nos espera con los brazos abiertos. Su amor no pesa en la balanza de nuestros cálculos humanos, sino que nos da generosamente el coraje para empezar de nuevo. Esto nos enseña resiliencia, el coraje de empezar siempre de nuevo, cada día. Siempre para empezar de nuevo después de nuestras caídas. Dios es paciente.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/homilies/2021/documents/papa-francesco_20210202_omelia-vitaconsacrata.html

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la 58ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

2021

Dios mira el corazón (cf. 1 Sam 16,7), y en San José reconoció el corazón de un padre, capaz de dar y generar vida en medio de las rutinas cotidianas. Las vocaciones tienen este mismo objetivo: engendrar y renovar vidas cada día. El Señor quiere formar el corazón de los padres y de las madres: corazones abiertos, capaces de grandes iniciativas, generosos en la entrega, compasivos para consolar las inquietudes y firmes para fortalecer las esperanzas. El sacerdocio y la vida consagrada tienen gran necesidad de estas cualidades hoy en día, en tiempos marcados por la fragilidad pero también por los sufrimientos debidos a la pandemia, que ha engendrado incertidumbres y temores sobre el futuro y el sentido mismo de la vida. San José viene a nuestro encuentro con su gentileza, como uno de “los santos de al lado”. Al mismo tiempo, su fuerte testimonio puede guiarnos en el camino.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/messages/vocations/documents/papa-francesco_20210319_58-messaggio-giornata-mondiale-vocazioni.html

Homilía de Su Santidad el Papa Francisco

Para el XXIV JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA, 2020

La mirada de los consagrados y consagradas sólo puede ser de esperanza.  Saber esperar. Mirando a nuestro alrededor, es fácil perder la esperanza: cosas que no funcionan, disminución de las vocaciones… Siempre existe la tentación de tener una mirada mundana, desprovista de esperanza. Pero miremos el Evangelio y veamos a Simeón y Ana: eran ancianos, solos, pero no habían perdido la esperanza, porque permanecían en comunión con el Señor. Ana “no salió del templo, adorando con ayuno y oración noche y día” (v. 37). He aquí el secreto: no alejarse nunca del Señor, que es fuente de esperanza. Nos volvemos ciegos si no miramos al Señor todos los días, si no lo adoramos. Adorar al Señor.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/homilies/2020/documents/papa-francesco_20200201_omelia-vitaconsacrata.html

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la 57ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

2020

Toda vocación nace de esa mirada de amor con la que el Señor vino a nuestro encuentro, quizás también en el momento en que nuestra barca estaba siendo azotada por la tormenta.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/messages/vocations/documents/papa-francesco_20200308_57-messaggio-giornata-mondiale-vocazioni.html

Homilía de Su Santidad el Papa Francisco

Para el XXIII JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA, 2019

Dios nos llama a encontrarlo a través de la fidelidad a las cosas concretas – Dios se encuentra siempre en las cosas concretas: la oración diaria, la Santa Misa, la Confesión, la caridad real, la palabra de Dios diaria, la cercanía, especialmente a los más necesitados espiritual o físicamente. Cosas concretas, como la obediencia al superior y a la regla en la vida consagrada.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/homilies/2019/documents/papa-francesco_20190202_omelia-vitaconsacrata.html

En su Carta a los sacerdotes

4 de agosto de 2019

“La vocación, más que nuestra propia elección, es una respuesta a la llamada inmerecida del Señor”

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la 56ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

2019

El llamado del Señor no es una intrusión de Dios en nuestra libertad; no es una “jaula” ni una carga que hay que soportar. Al contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios nos encuentra y nos invita a ser parte de una gran empresa. Abre ante nuestros ojos el horizonte de un mar más grande y de una pesca abundante.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/messages/vocations/documents/papa-francesco_20190131_56-messaggio-giornata-mondiale-vocazioni.html

Cristo Vivit 285

“Al buscar discernir nuestra propia vocación, hay ciertas preguntas que debemos hacernos. No deberíamos empezar preguntándonos dónde podríamos ganar más dinero o lograr mayor reconocimiento y estatus social. Ni siquiera preguntando qué tipo de trabajo nos agradaría más. Si no queremos extraviarnos, necesitamos un punto de partida diferente. Necesitamos preguntarnos: ¿Me conozco a mí mismo, independientemente de mis ilusiones y emociones? ¿Sé qué trae alegría o tristeza a mi corazón? ¿Cuáles son mis fortalezas y debilidades? Estas preguntas inmediatamente dan lugar a otras: ¿Cómo puedo servir mejor a las personas y ser más útiles para nuestro mundo y para la Iglesia? ¿Cuál es mi verdadero lugar en este mundo? ¿Qué puedo ofrecer a la sociedad? Siguen entonces preguntas aún más realistas: ¿Tengo las capacidades necesarias para ofrecer este tipo de servicio? ¿Podría desarrollar esas habilidades? 

Christus Vivit 288

“Quiero que sepáis que, cuando el Señor piensa en cada uno de vosotros y en lo que quiere daros, os ve como su amigo íntimo. Y si piensa concederte una gracia, un carisma que te ayudará a vivir en plenitud y a convertirte en alguien que beneficia a los demás, alguien que deja huella en la vida, seguramente será un regalo que te traerá más alegría e ilusión que cualquier otra cosa en este mundo. No porque ese regalo sea raro o extraordinario, sino porque se adaptará perfectamente a ti. Será perfecto para toda tu vida”.

Cristo Vivit 289

“Una vocación, al mismo tiempo que es un don, será sin duda también exigente. Los dones de Dios son interactivos; para disfrutarlos tenemos que estar dispuestos a correr riesgos. Sin embargo, las demandas que hacen no son una obligación impuesta desde fuera, sino un incentivo para dejar que ese don crezca y se desarrolle, y luego se convierta en un regalo para los demás. Cuando el Señor despierta una vocación, piensa no sólo en lo que ya eres, sino en lo que algún día serás, en su compañía y en la de los demás”.

Homilía de Su Santidad el Papa Francisco

Para el XXII JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA, 2018

El ritmo frenético de hoy nos lleva a cerrar muchas puertas al encuentro, muchas veces por miedo a los demás. Sólo los centros comerciales y las conexiones a Internet están siempre abiertos. Pero no es así como debe ser en la vida consagrada: el hermano y la hermana que Dios me ha dado son parte de mi historia, dones que debo apreciar. Que nunca miremos la pantalla de nuestro celular más que los ojos de nuestros hermanos o hermanas, ni nos centremos más en nuestro software que en el Señor. Porque cuando ponemos en el centro nuestros propios proyectos, métodos y organización, la vida consagrada deja de ser atractiva; ya no habla a los demás; ya no florece porque olvida sus fundamentos, sus raíces.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/homilies/2018/documents/papa-francesco_20180202_omelia-vita-consacrata.html

Homilía de Su Santidad el Papa Francisco

Para el XXII JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA, 2018

La vida consagrada nace y renace del encuentro con Jesús tal como es: pobre, casto y obediente.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/homilies/2018/documents/papa-francesco_20180202_omelia-vita-consacrata.html

Christus Vivit

2018

Hace un tiempo el obispo de San Bernardo en Chile preguntó al Papa Francisco: “¿qué le diría a un joven que en este momento siente la vocación al sacerdocio o a la vida religiosa?” La respuesta del Papa fue sencilla: “que se deje mirar por Jesús. Jesús es quien llama, no el sacerdote, ni el obispo ni el Papa. Es Jesús quien lo mira con amor, quien le muestra el pueblo, quien le muestra las necesidades del pueblo de Dios y le dice: 'si quieres, ven a ayudar'”.

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la 55ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

2018

La llamada del Señor – digámoslo desde el principio – no es tan clara como cualquiera de esas cosas que podemos oír, ver o tocar en nuestra experiencia diaria. Dios viene silenciosa y discretamente, sin imponerse a nuestra libertad. Así, puede suceder que su voz quede ahogada por las muchas preocupaciones e inquietudes que llenan nuestra mente y nuestro corazón.

Es necesario, pues, aprender a escuchar atentamente su palabra y la historia de su vida, pero también estar atentos a los detalles de nuestra vida cotidiana, para aprender a mirar las cosas con los ojos de la fe y mantenernos abiertos a las sorpresas del Espíritu.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/messages/vocations/documents/papa-francesco_20171203_55-messaggio-giornata-mondiale-vocazioni.html

Hablando en una conferencia de promoción vocacional el 21 de octubre de 2016

La promoción de las vocaciones, que es responsabilidad de todo católico, dijo el Papa, debe seguir los mismos pasos que siguió Jesús al interactuar con la gente. “Jesús se detuvo y encontró la mirada del otro, sin apresurarse”, dijo. "Esto es lo que hace que su llamado sea atractivo y fascinante". Jesús no se quedó en “la segura fortaleza de la rectoría”, dijo el Papa, sino que partió por las ciudades y pueblos, deteniéndose para escuchar a las personas con las que se encontraba, “conociendo el deseo de quienes lo buscaban, los el delirio de una noche de pesca fallida, la sed ardiente de una mujer que fue al pozo a buscar agua o la fuerte necesidad de cambiar de vida”. “Del mismo modo, en lugar de reducir la fe a un libro de recetas o a un conjunto de normas que hay que observar, podemos ayudar a los jóvenes a plantearse las preguntas adecuadas, emprender su camino y descubrir la alegría del Evangelio”, afirmó.

Fuente: https://cnstopstories.com/2016/10/21/for-vocations-one-must-go-out-listen-call-pope-says/

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la 54ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Guiados por el espíritu de misión

No puede haber promoción de las vocaciones ni de la misión cristiana sin la oración contemplativa constante. La vida cristiana necesita alimentarse de la escucha atenta de la palabra de Dios y, sobre todo, del cultivo de una relación personal con el Señor en la adoración eucarística, “lugar” privilegiado de nuestro encuentro con Dios. Deseo de todo corazón alentar este tipo de amistad profunda con el Señor, sobre todo para implorar desde lo alto nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. El Pueblo de Dios necesita ser guiado por pastores cuyas vidas estén dedicadas al servicio del Evangelio. Pido a las comunidades parroquiales, a las asociaciones y a los numerosos grupos de oración presentes en la Iglesia, que no cedan al desánimo, sino que sigan orando para que el Señor envíe obreros a su mies. Que nos dé sacerdotes enamorados del Evangelio, cercanos a todos sus hermanos y hermanas, signos vivos del amor misericordioso de Dios. Queridos hermanos y hermanas, también hoy podemos recuperar el fervor en la predicación del Evangelio y animar, en particular, a los jóvenes a emprender el camino del discipulado cristiano. A pesar de la sensación generalizada de que la fe está apática o reducida a meros “deberes que cumplir”, nuestros jóvenes desean descubrir la atracción perenne de Jesús, ser desafiados por sus palabras y acciones, y apreciar el ideal que él sostiene de sí mismo. una vida plenamente humana, feliz de gastarse en el amor. María Santísima, Madre de nuestro Salvador, tuvo la valentía de abrazar este ideal, poniendo su juventud y su entusiasmo en manos de Dios. Que por su intercesión se nos conceda esa misma apertura de corazón, esa misma disponibilidad a responder: “Aquí estoy”, a la llamada del Señor, y esa misma alegría de ponernos en camino (cf. Lc 1,39), como ella, para proclamarlo al mundo entero.

Fuente: http://w2.vatican.va/content/francesco/en.html

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la 53ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

La Iglesia, Madre de las Vocaciones

“Queridos hermanos y hermanas, en este día dedicado a la oración por las vocaciones, insto a todos los fieles a asumir su responsabilidad en la atención y el discernimiento de las vocaciones. Cuando los Apóstoles buscaron a alguien que ocupara el lugar de Judas Iscariote, San Pedro reunió a ciento veinte hermanos (cf. Hch 1,15); y para elegir siete diáconos se reunió un grupo de discípulos (cf. 6,2). San Pablo dio a Tito criterios específicos para la selección de los presbíteros (cf. Tito 1,5-9). Aún hoy, la comunidad cristiana está siempre presente en el discernimiento de las vocaciones, en su formación y en su perseverancia (cf. Ex. Apost. Evangelii Gaudium, 107).”

Del Vaticano, 29 de noviembre de 2015, primer domingo de Adviento
Fuente: https://w2.vatican.va/content/francesco/en.html

Discurso del Papa Francisco a los jóvenes de la diócesis de Roma comprometidos en el discernimiento vocacional

Gruta de Lourdes en los Jardines del Vaticano | Sábado, 28 de junio de 2014

“Os agradezco esta visita, esta visita a Nuestra Señora, que es tan importante en nuestras vidas. Y Ella nos acompaña también en esta elección definitiva, la elección de una vocación, porque acompañó a su Hijo en su camino vocacional, tan difícil, tan doloroso. Ella nos acompaña siempre”. “Un niño –me dijo una vez un obispo–, un joven, un joven profesional, le dijo: “Me gustaría ser sacerdote, pero sólo por 10 años”. Lo temporal es así. Tenemos miedo de lo que es permanente. Y para elegir una vocación, cualquier vocación, también esos “estados” vocacionales: el matrimonio, la vida consagrada, el sacerdocio, debemos elegir con una mirada permanente de vida. Y esto es contrario a la cultura de lo temporal. Es parte de la cultura que vivimos hoy y debemos vivirla y superarla”.

Fuente: http://w2.vatican.va/content/francesco/en.html

Discurso de Su Santidad el Papa Francisco a los participantes en la Asamblea General de la Conferencia Italiana de Institutos Seculares

Salón del Consistorio | Sábado, 10 de mayo de 2014

“Los institutos seculares son en sí mismos un acto de valentía que la Iglesia hizo en ese momento; como por ejemplo dar estructura, institucionalizar XX institutos seculares. Y desde entonces hasta ahora es muy grande el bien que hacéis a la Iglesia, se hace con valentía; porque se necesita un gran coraje para vivir en el mundo. Muchos de vosotros estáis solos, muchos van y vienen en vuestro apartamento; algunos de ustedes viven en pequeñas comunidades. Cada día vives la vida de una persona en el mundo y, al mismo tiempo, mantienes la contemplación. Esta dimensión contemplativa con el Señor y en relación al mundo, de contemplar la realidad, de contemplar la belleza de la palabra así como los grandes pecados de la sociedad, sus desvíos, todas estas cosas, y siempre en tensión espiritual…. Por eso vuestra vocación es tan fascinante, porque es una vocación acertada, donde está en juego la salvación no sólo de las personas sino de las instituciones. Y en el mundo son necesarias muchas instituciones laicas. ¡Por eso pienso que Provida Mater Ecclesia fue un paso verdaderamente revolucionario para la Iglesia! “Espero que siempre conserven esta actitud de ir más allá, no sólo más allá, sino más allá y en el medio. Allí, donde todo está en juego: la política, la economía, la educación, la familia… ¡precisamente allí! Quizás te sientas tentado a pensar: “¿Pero qué puedo hacer?”. Cuando seas tentado así, ¡recuerda que el Señor nos habló del grano de trigo! Tu vida es como un grano de trigo… precisamente; es como levadura… precisamente. Haciendo todo lo posible para que el Reino venga, crezca y sea grande, y también para que albergue a muchas personas, como el árbol de mostaza. Piensa sobre esto. Pequeña vida, pequeño gesto; vida normal con una levadura, un grano que produce crecimiento. Y esto puede recompensarte. El resultado del Reino de Dios no se puede prever. Sólo el Señor nos permite adivinar algo… Veremos los resultados en el cielo”.

Fuente: https://w2.vatican.va/content/francesco/en.html

Meditación matutina en la capilla de la domus Sanctae Marthae

Hermanas y Sacerdotes libres de idolatría | Lunes, 3 de marzo de 2014

“Cuando pedimos al Señor que envíe vocaciones para anunciar el Evangelio, él las envía”. Y sin embargo algunos dicen: “Padre, las cosas en el mundo van tan mal: no hay vocaciones de hermana, no hay vocaciones sacerdotales, ¡vamos a terminar en la ruina!”. “Hay muchas vocaciones”, dijo el Papa. Sin embargo, preguntó, si son tan numerosos “¿por qué tenemos que pedirle al Señor que los envíe?”. Él respondió: “Necesitamos rezar para que los corazones de estos jóvenes se vacíen: se vacíen de otros intereses, se vacíen de otros amores, para que sus corazones se vuelvan libres”. Esta, dijo, es la verdadera “oración por las vocaciones: Señor, envíanos hermanas, envíanos sacerdotes; defiéndelos de la idolatría de la vanidad, de la idolatría del orgullo, de la idolatría del poder, de la idolatría del dinero”. Y, explicó, “nuestra oración ayuda a preparar sus corazones para seguir de cerca al Señor”.

Fuente: https://w2.vatican.va/content/francesco/en.html

Escucha y sigue a Jesús

El Papa Francisco habló sobre las vocaciones ante una gran multitud durante la 51ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Él dijo:

“Os invito a escuchar y seguir a Jesús, y a dejaros transformar interiormente por sus palabras, que “son espíritu y vida” (Jn 6,62). María, la Madre de Jesús y nuestra, también nos dice: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2,5). Te ayudará a participar en un viaje comunitario capaz de liberar las mejores energías en ti y a tu alrededor. La vocación es un fruto que madura en un campo bien cultivado de amor mutuo que se convierte en servicio mutuo, en el contexto de una auténtica vida eclesial. Ninguna vocación nace por sí misma ni vive para sí misma. La vocación brota del corazón de Dios y florece en la buena tierra de los fieles, en la experiencia del amor fraterno. ¿No dijo Jesús: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros” (Jn 13,35)? “Dispongamos, pues, nuestro corazón a ser “buena tierra”, escuchando, recibiendo y viviendo la palabra, y así dando frutos. Cuanto más nos unamos a Jesús a través de la oración, la Sagrada Escritura, la Eucaristía, los Sacramentos celebrados y vividos en la Iglesia y en la fraternidad, más crecerá en nosotros la alegría de cooperar con Dios al servicio del Reino de la misericordia y verdad, de justicia y de paz. Y la cosecha será abundante, proporcional a la gracia que hayamos acogido dócilmente en nuestras vidas”.

Fuente: nuevo.va, Del Vaticano, 15 de enero de 2014

Sacerdocio: ser embajador de Cristo

En un encuentro con pastores y sacerdotes en Roma, el Papa Francisco dijo:

“Somos siempre sacerdotes con toda nuestra alma y con todo nuestro corazón. Ser embajador de Cristo… es una misión que penetra todo nuestro ser”.

Fuente: http://visnews-en.blogspot.com/2011/03/faithfulness-and-service.html

Casamiento

“De esto se trata el matrimonio: hombre y mujer caminando juntos, en el que el marido ayuda a su mujer a ser cada vez más mujer, y en el que la mujer tiene la tarea de ayudar a su marido a ser cada vez más hombre. Aquí vemos la reciprocidad de las diferencias... El amor de Cristo, que ha bendecido y santificado la unión de marido y mujer, es capaz de sostener su amor y renovarlo cuando, humanamente hablando, se pierde, se hiere o se desgasta”.

Fuente: https://www.ncronline.org/blogs/francis-chronicles/wedding-pope-says-spouses-make-each-other-better-men-and-women

“¿Qué es el matrimonio? Es una vocación verdadera y auténtica, como lo son el sacerdocio y la vida religiosa. Dos cristianos que se casan han reconocido la llamada del Señor en su propia historia de amor: la vocación a formar de dos, varón y mujer, una sola carne y una sola vida”.

Encuentro con los jóvenes de Umbría (4 de octubre de 2013)

“El primer ámbito en el que la fe ilumina la ciudad humana es la familia. Pienso ante todo en la unión estable del hombre y la mujer en el matrimonio. Esta unión nace de su amor, como signo y presencia del mismo amor de Dios, y del reconocimiento y aceptación de la bondad de la diferenciación sexual, mediante la cual los cónyuges pueden convertirse en una sola carne (cf. Gn 2,24) y son capaces de darse nacimiento a una nueva vida, manifestación de la bondad, la sabiduría y el plan de amor del Creador”.

Lumen Fidei, nº 52 (29 de junio de 2013)

La vida consagrada es un encuentro con Cristo

“Queridos hermanos y hermanas, a la luz de esta escena evangélica, miremos la vida consagrada como un encuentro con Cristo: es Él quien viene a nosotros, guiado por María y José, y nosotros vamos hacia Él guiados por el Espíritu Santo. . Pero el centro es Él. Él lo mueve todo, nos atrae al Templo, a la Iglesia, donde podemos encontrarlo, reconocerlo, acogerlo, abrazarlo. Jesús viene a nosotros en la Iglesia a través del carisma fundacional de un Instituto: ¡es lindo pensar así nuestra vocación! Nuestro encuentro con Cristo tomó forma en la Iglesia a través del carisma de uno de sus testigos. Esto siempre nos sorprende y nos hace dar gracias. Y en la vida consagrada vivimos el encuentro entre jóvenes y viejos, entre observación y profecía. ¡No las veamos como dos realidades opuestas! Más bien dejemos que el Espíritu Santo los anime a ambos, y un signo de ello es la alegría: la alegría de observar, de caminar dentro de una regla de vida; la alegría de dejarnos llevar por el Espíritu, nunca inflexible, nunca cerrado, siempre abierto a la voz de Dios que habla, que abre, que nos guía y nos invita a ir hacia el horizonte. Es bueno que los mayores comuniquen su sabiduría a los jóvenes; y es bueno que los jóvenes recopilen esta riqueza de experiencia y sabiduría y la lleven adelante, no para almacenarla en un museo, sino para presentarla abordando los desafíos de la vida, para llevarla adelante por el bien de la humanidad. de las respectivas órdenes religiosas y de toda la Iglesia”.

Fuente: nuevo.va

2015 como Año de la Vida Consagrada

“Cada persona consagrada es un don para el Pueblo de Dios en camino. Hay mucha necesidad de su presencia, que fortalece y renueva el compromiso con la difusión del evangelio, con la educación cristiana, con la caridad por los más necesitados, con la oración contemplativa; el compromiso por la formación humana y espiritual de los jóvenes, de las familias; el compromiso con la justicia y la paz en la familia humana”, declaró el Papa Francisco. Teniendo en cuenta que el 2 de febrero es la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, continuó el Papa, “las personas consagradas son signos de Dios en los diversos ambientes de la vida, son fermento para el crecimiento de una sociedad más justa y fraterna, profecía del compartir con los los pequeños y los pobres. Como tal comprensión y experiencia, la vida consagrada se nos aparece tal como es: ¡un don de Dios! “¿Qué pasaría si no hubiera hermanas?” dijo el pontífice, apartándose de las notas preparadas. “Hermanas en los hospitales, hermanas en las misiones, hermanas en las escuelas. ¡No se lo puede imaginar! ¡Son la levadura que hace avanzar al pueblo de Dios!” “La Iglesia y el mundo tienen necesidad de este testimonio del amor y de la misericordia de Dios”, subrayó. Si bien todos los cristianos están consagrados a Dios en el bautismo y todos están llamados a hacer “un generoso don de nuestra vida, en la familia, en el trabajo, en el servicio a la Iglesia (y) en las obras de misericordia”, aquellos en la vida religiosa experimentan esta consagración “de manera particular. “Totalmente consagrados a Dios, totalmente entregados a sus hermanos, para llevar la luz de Cristo allí donde las tinieblas son más espesas y para difundir su esperanza a los corazones desanimados”, dijo el pontífice. El Papa Francisco dijo que el año 2015 estará dedicado de manera especial a la vida religiosa. “Es necesario valorar con gratitud la experiencia de la vida consagrada y profundizar en el conocimiento de los diferentes carismas y espiritualidades. Debemos orar para que muchos jóvenes respondan “sí” al Señor que los llama a consagrarse totalmente a Él para el servicio desinteresado a sus hermanos”. El Papa Francisco también hizo una mención especial a la “Jornada por la Vida” celebrada en Italia, agradeciendo a todos los que trabajan para defender la vida, “a aceptarla, respetarla y promoverla, especialmente cuando es frágil y necesita atención y cuidado, desde el útero”. de una madre hasta su fin en esta tierra”.

Fuente: Católico en línea

Papa Francisco en misa en la Jornada Mundial de la Vida Consagrada

“Porque si los jóvenes están llamados a abrir nuevas puertas, los mayores tienen las llaves. Un instituto permanece joven volviendo a sus raíces, escuchando a sus miembros más antiguos. No hay futuro sin este encuentro entre viejos y jóvenes. No hay crecimiento sin raíces ni floración sin nuevos brotes. Nunca hay profecía sin memoria, ni memoria sin profecía”.

Fuente: Noticias del Vaticano

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2018

“La alegría del Evangelio, que nos abre al encuentro de Dios y de nuestros hermanos, no soporta nuestra lentitud y nuestra pereza. No nos llenará el corazón si seguimos parados junto a la ventana con la excusa de esperar el momento adecuado, sin aceptar hoy mismo el riesgo de tomar una decisión. ¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es ahora! Cada uno de nosotros está llamado – ya sea a la vida laical en el matrimonio, a la vida sacerdotal en el ministerio ordenado, o a una vida de especial consagración – para convertirnos en testigos del Señor, aquí y ahora… …No debemos esperar a ser perfectos para responder con nuestro “sí” generoso, ni tener miedo de nuestras limitaciones y pecados, sino abrir nuestro corazón a la voz del Señor. Escuchar esa voz, discernir nuestra misión personal en la Iglesia y en el mundo, y finalmente vivirla en el hoy que Dios nos da”.

Fuente: Noticias del Vaticano

Mensaje del Papa Francisco difundido en vísperas de la 56 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

“Responder al llamado del Señor implica ponernos en juego y afrontar un gran desafío. Significa estar dispuestos a dejar atrás todo lo que nos mantenga atados a nuestro pequeño barco y nos impida tomar una decisión definitiva”, dijo el Papa el 9 de marzo. “Estamos llamados a ser audaces y decididos en la búsqueda del plan de Dios para nuestras vidas”. él continuó. “Mirando el vasto 'océano' de la vocación, no podemos contentarnos con reparar nuestras redes en el barco que nos da seguridad, sino que debemos confiar en la promesa del Señor”. “Cada vocación es una invitación a no quedarnos en la orilla, con las redes en la mano, sino a seguir a Jesús por el camino que él nos ha marcado, para nuestra propia felicidad y el bien de quienes nos rodean”. “La llamada del Señor no es una intrusión de Dios en nuestra libertad... Al contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios nos encuentra y nos invita a ser parte de una gran empresa. Abre ante nuestros ojos el horizonte de un mar más grande y de una pesca abundante”.

Fuente: https://www.catholicnewsagency.com/news/pope-francis-be-bold-in-responding-to-the-lords-call-43355
es_MXES